~~LLUVIA DE BENDICIONES "DALE PRIORIDAD A LA PALABRA DE DIOS"~~

~~LLUVIA DE BENDICIONES "DALE PRIORIDAD A LA PALABRA DE DIOS"~~
Salmos 1:1 – 3: “Cuán bienaventurado es el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni va por el camino de los pecadores, ni hace causa común con los que se burlan de Dios, 2 sino que pone su amor en la ley del Señor y en ella medita noche y día. 3 Ese hombre es como un árbol plantado a la orilla de un río, que da su fruto a su tiempo y jamás se marchitan sus hojas. ¡Todo cuanto hace prospera!”. En el devocional del día ayer hablamos de generar una atmosfera para que se manifieste las grandezas de Dios en nuestras vidas. Y que somos nosotros los provocadores de esa atmosfera, y esto lo hacemos en acercarnos más a Él, en tener intimidad con Él, en meditar en Su Palabra, en congregarte fielmente, en servirle a Dios, en serle fiel a Dios con los diezmos, primicias y ofrendas, en santificarte, y si lo haces la Palabra te asegura que vendrá la manifestación de Su grandeza. También dijimos que y esto quiero que lo guardes en tu espíritu porque fue algo que me mostró el Señor en este tiempo: si quieres ver días de bendición debes comprometerte en tomar control sobre tu lengua, decretando bendiciones y las promesas de Dios. Ahora otro aspecto importante si quieres ver en este año 2010 la manifestación de Su grandeza debes poner en primer lugar la Palabra de Dios en tu vida. El resultado de poner la palabra de Dios en primer lugar en tu vida es que atraerá bendición en todas las áreas. Por eso es bueno que tenga un espíritu receptivo para cosas mayores. Porque por todos lados vas a tener cosecha. Si le das el primer lugar a la Palabra, cuando estés atravesando situaciones en las que tienes que operar cambios, la Palabra te iluminará para obtener buenos resultados. Por eso, hay cosas pequeñas en las que Dios te va a iluminar y cuando lo hagas te va abrir puertas grandes. Todo lo que toque tu mano será bendecido y prosperará. Eso quiere decir que el incremento está entrando en tu vida porque la Palabra es su prioridad. Tú vas a crear una imagen interior sobre cómo Dios quiere que vivas. Vas a remover de su interior la imagen que tenías de ti mismo como fracasado por el poder de la Palabra. Por eso llénate de la Palabra, introdúcela bien adentro de ti y renuévate con Ella. Cuando medites y te deleites en la Palabra de Dios serás como un árbol fructífero. Si le prestas atención a la opinión de los demás y a los que te rodean, vas a ir formando una imagen de ti mismo que no es la correcta. Pero tienes que romper con todo eso y establecerte como una persona de pacto. En ese pacto está establecido que las bendiciones son para ti. Hay momentos en que el enemigo te va a venir con algo en tu contra, pero tú vas a estar fuerte y le vas a poder hacer frente. Así es como Dios quiere que vivas. Si puedes emanar la vida de Dios es porque has permitido que Su Palabra comience a crear una imagen interior. Entonces podrás vivir la vida que Dios ha planeado para ti. Pero no te olvides que necesitas pasar el mayor tiempo posible con la Palabra de Dios, tiempo de intimidad, tiempo de calidad. Porque Dios aumentará la bendición desde tu interior. Nunca se te olvide esto: La derrota de un creyente no está afuera sino en su interior. Y recuerda que todo comienza cuando tú pones la Palabra de Dios en primer lugar en tu vida. Dale prioridad a la Palabra en tu vida y con toda seguridad tendrás victorias gloriosas por delante.
DECRETOS DE FE: “LA PALABRA DE DIOS es mi PRIORIDAD Y mi MÁXIMA AUTORIDAD”.
ORACION: “Padre celestial, te agradezco por Tu Palabra que es lámpara en mi camino. Quiero ser como un árbol plantado junto a las corrientes que da fruto y es próspero en todo. Caminaré en Tu Palabra para lograrlo. En el Nombre Poderoso de Jesús, Amén”.
REFLEXIÓN DIARIA: “La fe de Abraham no flaqueó, aunque reconocía que su cuerpo estaba como muerto, pues ya tenía unos cien años, y que también estaba muerta la matriz de Sara. 20 Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido” (Romanos 4:19 – 21).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.