Dios cuando te corrige es porque te Ama

Dios corrige al que ama

No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber.
–(Proverbios 9:8,9)

Hay algo que usted puede hacer que acelerará su crecimiento espiritual más que cualquier otra cosa: aprenda a recibir la corrección que viene del Espíritu de Dios y de otros creyentes.

Son muy pocos los creyentes que puede recibir eso. Cuando un ministro de Dios habla sobre algo que ellos ya saben o habla de algún aspecto de sus vidas que ya han sometido al Señor, creen que él es una gran persona. Él les cae bien porque los hace sentirse bien. Pero en el momento que empieza a hablar de algo que ellos no están cumpliendo, entonces se ofenden.

Dios dice que eso es necedad. En Proverbios 1:7 Él dice que solamente los insensatos rechazan o desprecian la corrección.

Así que, no sea como ellos. Cuando el pastor o cualquier otra persona del Cuerpo de Cristo tenga una palabra de corrección para usted, recíbala con agradecimiento. Aprecie a los que comparten la sabiduría de Dios con usted. Cuando alguien le haga ver que usted está errado en algo, en lugar de reaccionar contra esa persona, examínese y diga: "¿Es eso cierto? ¿Está eso de acuerdo con la Palabra? ¿Necesito hacer un cambio?" Si la respuesta a esas preguntas es sí, entonces haga los cambios que deba hacer para enderezar su vida.

Sé que eso no es fácil. A ninguno le gusta ser corregido. Pero aún así, si usted decide que va a recibir la corrección y que está dispuesto a aprender, podrá seguir adelante y crecer más rápidamente en las cosas espirituales.

Alguien dijo: "Si usted cree que ya ha llegado, en realidad no va para ninguna parte". Recuerde eso la próxima vez que alguien lo corrija. Ame a esa persona y agradézcale por acelerar su pro¬greso espiritual. Si hace eso, saldrá siempre adelante.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.