LA HISTORIA DE LA PERLA

QUE HERMOSAS SON LAS PERLAS!!...

Aún así debemos saber que las perlas son producto del dolor...

Toda perla es la consecuencia de una ostra que ha sido herida por un grano de arena que ha entrado en su interior. Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas...

En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia llamada “nácar” y cuando un grano de arena penetra en la ostra, ésta lo recubre con capas de nácar para protegerse. Como resultado, se va formando una hermosa y brillante perla.

¿Te has sentido herido por las palabras, o actitudes de alguien?

¿Has sido acusado de decir cosas que nunca has dicho?

¿Han sido tus ideas rechazadas o ridiculizadas?

¿Te han culpado de haber hecho algo que jamás hiciste?

¿Tu actitud frente a ciertas situaciones, se malinterpreta?

¿Has sufrido alguna vez los golpes de la indiferencia?

¿Te han herido precisamente aquellas personas que menos esperabas?

¿No te valoran como realmente lo mereces?

Entonces, perdona y haz de tu herida una perla. Cubre tus heridas con varias capas de amor, recuerda que cuanto más cubierta esté tu herida, menos dolor sentirás.

Por el contrario, si no la cubres de amor, esa herida permanecerá abierta, te dolerá más y más cada día, se infectará con el resentimiento y la amargura y peor aún, nunca cicatrizará.

En nuestra sociedad, podemos ver muchas "ostras vacías" no porque no hayan sido heridas, sino porque no supieron perdonar, comprender y transformar el dolor en una perla.

“Una perla es… una herida sanada por el amor"

TE HAS PUESTO A PENSAR ALGUNA VEZ QUE LA BELLEZA INTERIOR QUE LLEVAS DENTRO TUYO ES EL PRODUCTO DE TANTAS TRIBULACIONES, DE MUCHOS SUFRIMIENTOS, DE MUCHOS DOLORES, QUE EL MISMO DIOS LO PERMITE PARA LIMPIARTE Y PURIFICARTE DE TODO PECADO Y DE TODO MAL, PARA HACER DE TI UNA PERSONA NUEVA CON UNA VIDA CAMBIADA Y ORIENTADA HACIA EL AMOR Y LA MISERICORDIA DE DIOS...

TU ERES UNA PERLA PRECIOSA
HERMANO/A MIO/A

ECLESIÁSTICO 2, 1-6

Hijo, si te decides a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba. Endereza tu corazón, sé firme,y no te inquietes en el momento de la desgracia. Únete al Señor y no te separes, para que al final de tus días seas enaltecido. Acepta de buen grado todo lo que te suceda, y sé paciente en las vicisitudes de tu humillación.

Porque el oro se purifica en el fuego, y los que agradan a Dios, en el crisol de la humillación.
Confía en él, y él vendrá en tu ayuda,endereza tus caminos y espera en él

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.