Nuestro Amado Rey nos Bendijo con toda Bendicion

 
NUESTRO REY NOS BENDIJO CON TODA BENDICION

“Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en Su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos, y prestarás a muchas naciones, y tu no pedirás prestado”.  Deuteronomio 28:12

“Porque Jehová, Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra”. 1 Reyes 17:14
“Los sustentaste 40 años en el desierto, de ninguna cosa tuvieron necesidad, sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies”. Nehemías 9:21

“Jehová es mi pastor, nada me faltara”. Salmo 23:1

“Mejor es lo poco del justo, que las riquezas de muchos pecadores. Porque los brazos de los impíos serán quebrados, mas el que sostiene a los justos es Jehová. No serán avergonzados en el mal tiempo, y en los días de hambre serán saciados. Joven fui, y he envejecido y no he visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan”. Salmo 37:16, 17, 19, 25

“Porque Jehová tomara a su cargo, la causa del afligido y el derecho de los necesitados”. Salmo 140:12
“Los ojos de todos esperan en ti, y tu les das la comida a su tiempo. Abres tu mano y colmas de bendición a todo ser viviente”. Salmo 145:15,16

“Jehová no dejara padecer hambre al justo”. Proverbios 10:3

“Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que temen”. Salmo 105:11

“Los leoncillos necesitan, y tienen hambre, pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien”. Salmo 34:9,10

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”. 2 Corintios 8:9

“Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo en todas las cosas lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. 2 Corintios 9:8

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria, en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19
“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, porque él dijo: No te desamparare ni te dejare”. Hebreos 13:5

“Toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Santiago 1:17

APLICACIÓN VIVA

1 Reyes 19:4,5 - Y el se fue por el desierto, un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro, y deseando morirse dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy mejor que mis padres. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido y he aquí un ángel le toco y le dijo: Levántate, come.
Seguro que más de una vez en nuestra vida hemos tenido necesidad de una o muchas cosas. A veces de ropa, otras de alimento. No siempre tenemos lo que necesitamos en el momento justo. Pero hay una gran diferencia entre los que ponen primero en su vida el reino de Dios y los que se afanan de las cosas materiales.
Elías estaba asustado y turbado. Incluso deseaba morirse, le pedía a Dios la muerte. Pero solo fue hasta que dejo sus temores y descanso, que Dios le suplió alimento para fortalecerse y proseguir el camino.  Comió, bebió, y volvió a dormirse, y de nuevo Dios le manda alimento.  Si nuestro primer deseo es hacer la voluntad de Dios, y descansamos, sabiendo que Dios suplirá todo lo que nos falte, Dios cumplirá porque es fiel y no miente.  No permitirá que suframos mas de lo que podamos resistir ni tampoco de forma innecesaria. Todo tiene un propósito. Tenemos que esperar con fe la forma de provisión que Dios desee escoger. Dios te da la provisión si...
  1. Hay integridad... Salmo 84:11
  2. Orando... Mateo 6:8
  3. Sin afanarse... Mateo 6:31
  4. Siguiendo a Dios... Mateo 6:33
  5. Pidiendo... Mateo 7:11
  6. Creer a Cristo... Romanos 8:32
  7. Dando... 2 Corintios 9:8
NUESTRO REY NOS BENDIJO CON VICTORIAS

“Porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros”. Deuteronomio 20:4

“Yo os he entregado como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida, como estuve con Moisés, estaré contigo, no te dejare ni te desamparare”. Josué 1:3,5

“Y fueron ayudados contra ellos, y los agarenos, y todos los que con ellos estaban se rindieron en sus manos, porque clamaron a Dios en la guerra, y les fue favorable, porque esperaron en él”. 1 Crónicas 5:20

“Y puso guarnición en Edom, y todos los edomitas fueron siervos de David, porque Jehová daba el triunfo a David dondequiera que iba”. 1 Crónicas 18:13

“Me diste asimismo, el escudo de tu salvación, tu diestra me sustento, y tu benignidad me ha engrandecido. Ensanchaste mis pasos delante de mí, y mis pies no han resbalado”. Salmo 18:35,36
“Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres. En Dios haremos proezas, y él hollara a nuestros enemigos”. Salmo 60:11,12

“No temas, porque yo estoy contigo, no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo, siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. He aquí, que todos los que se enojan contra ti, serán avergonzados y confundidos, serán como nada y perecerán los que contienden contigo”. Isaías 41: 10,11

“Antes, en todas estas cosas somos mas que vencedores, por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro”. Romanos 8:37-39

“Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies”. Romanos 16:20

“Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Corintios 5:17

“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo, en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”. 2 Corintios 2:14

“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque mayor es el que esta en vosotros que el que esta en el mundo”.  1 Juan 4:4

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo, y esta es la victoria que ha vencido al mundo, vuestra fe”. 1 Juan 5:4

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del Libro de la Vida, y confesare su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles. Al que venciere yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca mas saldrá de allí, y escribiré sobre él, el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. Al que venciere le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”. Apocalipsis 3:5,12,21

APLICACIÓN VIVA

“Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón, hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento”. Jueces 7:14

¿Cómo puedes decir que tu problema no tiene solución? ¿Por qué dices que todo te sale mal y que no encuentras salida? Serra porque aun no te has dado cuenta que Dios ya nos dio la victoria en Cristo. Gedeón solo tuvo que obedecer lo que Dios le decía, porque Dios ya le había dado la victoria antes de pelear. No tenía que pensar como iba a luchar, ni siquiera cuantos le acompañarían, solo tenia que obedecer. Así ocurre con nosotros. En la cruz del Calvario Cristo obtuvo la victoria sobre la muerte y Satanás.  Nosotros la tenemos porque él nos la dio. Lo único que tenemos que hacer es tomarla en fe y obedecer.  Necesitamos recibir ese regalo que es Cristo en nuestras vidas para poder recibir la victoria en cada batalla que tenemos diariamente. No tenemos porque vivir en derrota, intentando solo sobrevivir. La vida en Cristo es plena y abundante. Vida de triunfos, no derrotas.  De logros, no fracasos.  De bendición, no maldición... de ganar no de perder

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON SEGURIDAD

“Porque, ¿Qué nación tan grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo esta Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos?” Deuteronomio 4:7

“Jehová va delante de ti, él estará contigo, no te dejara ni te desamparara, no temas ni te intimides”. Deut. 31:8

“A Jehová he puesto siempre delante de mí, porque esta a mi diestra, no seré conmovido”. Salmo 16:8

“Por cuanto el rey confía en Jehová, y en la misericordia del Altísimo, no será conmovido”. Salmo 21:7

“Jehová es mi fortaleza y escudo, porque en él confió mi corazón y con mi cántico le alabaré. Jehová es la fortaleza de su pueblo, y el refugio salvador de su ungido”. Salmo 28:7,8

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende”.  Salmo 34:7

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto no temeremos aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar, aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los monte a causa de su braveza”. Salmo 46:1-3
“Porque sol y escudo es Jehová Dios, gracia y gloria dará Jehová. No quitara el bien a los que andan en integridad. Jehová de los Ejércitos, dichoso el hombre que en ti confía”. Salmo 48:11,12

“Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejara ver pronto, e ira tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia”.  Isaias58:8

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen. Y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatara de mi mano”. Juan 10:27,28

“En quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él”. Efesios 3:12
“Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que esta preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”. 1 Pedro 1:5
APLICACIÓN VIVA

“Entonces dijo David al filisteo: tu vienes a mí con espada y lanza y jabalina, mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los Ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tu has provocado. Jehová te entregara hoy en mi mano, y yo te venceré y te cortaré la cabeza y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra, y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza, porque de Jehová es la batalla, y el os entregará en nuestras manos”. 1 Samuel 17:45-47

¡Qué discurso, con tanta seguridad y confianza en Dios! ¿Qué es lo que hacia que David confiara tanto en Dios y a nosotros se nos hace tan difícil? David tenia un pequeño secreto.
Versículo 37: “Jehová me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librara de la mano de este filisteo.”
David conocía muy bien a Dios. Ya había vivido experiencias peligrosas en las que había visto como Dios le libraba. Sabia que lo podría hacer de nuevo, porque el Espíritu de Dios estaba con él y le daba fuerza y valentía.
Vive seguro, libre de temores, porque El que esta contigo no se apartara, si tu permaneces fiel, él prometió darte seguridad.

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON SANIDAD
“Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviare a ti, porque yo soy Jehová, tu sanador”. Éxodo 15:26

“Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo, yo hago morir y yo hago vivir, yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano”. Deuteronomio 32:39
“Jehová, Dios mío, a ti clamé y me sanaste”. Salmo 30:2

“Jehová lo sustentara sobre el lecho del dolor, mullirás toda su cama en su enfermedad”. Salmo 41:3

“Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”. Salmo 103:2,3

“Lo sacó con plata y oro, y no hubo en sus tribus enfermo”. Salmo 105:37

“El sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas”. Salmo 147:3

“Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. Isaías 53:5

“Mas yo haré venir sanidad sobre ti, y sanare tus heridas, dice Jehová”. Jeremías 30:17

“Sáname oh Jehová, y seré sano, sálvame y seré salvo, porque tú eres mi alabanza”. Jeremías 17:14

“Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se apartó de ellos”. Oseas 14:4

“Venid y volvamos a Jehová, porque él arrebató, y nos curará, hirió y nos vendará”. Oseas 6:1

“Y saliendo Jesús vio una gran multitud y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” Mateo 14:14
“Y se le acercó mucha gente que traía consigo cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos, y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó”. Mateo 15:30

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llamen a los ancianos de la iglesia y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor, y la oración de fe salvara al enfermo y el Señor lo levantará, y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho”. Santiago 5:14,15

“Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia, y por cuya herida fuisteis sanados”. 1 Pedro 2:24

“Amado, yo deseo que tu seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. 3 Juan 2

APLICACIÓN VIVA

“Y enseguida la fuente de su sangre se secó, y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote”. Marcos 5:29

La voluntad de Dios es que seamos sanos, que no llevemos ninguna enfermedad en nuestro cuerpo, porque es la sanidad la que da gloria a Dios.
Es calve no solo pedir la sanidad, sino mas bien recibirla por fe, porque ya la tenemos por medio del sacrificio en la cruz, completa y total. No temamos ir a Dios con nuestras enfermedades y malestares físicos, ya sean pequeños o grandes porque Cristo sanó y seguirá haciéndolo. La mujer que tenia flujo de sangre creyó y recibió. Muchas de las sanidades que Jesús hizo, como la de esta mujer, tenían años enfermas. Ejemplos:
  1. Ciego de nacimiento- Juan 9:1
  2. Paralítico- Juan 5:6
  3. Incluso después de haber muerto- Lucas 7:14
La propia presencia de Cristo es sanadora. La fe que necesitamos ira creciendo a medida que profundicemos en su Palabra, porque la fe viene por oír la Palabra. Cuando recibamos la sanidad prometida no nos olvidemos de dar gracias, y no hacer como los diez leprosos que Jesús sanó, que solo uno regreso a agradecer. Lucas 7:15. Necesitamos ser agradecidos, porque la sanidad no viene por nuestros grandes esfuerzos o méritos, sino por la sangre de cristo y su sacrificio en la cruz, para gloria de Dios Padre.
NUESTRO REY NOS BENDIJO CON PROSPERIDAD

“Pero cuanto más los oprimían, tanto mas se multiplicaban, y crecían de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel”. Éxodo 1:12

“Y él contestó: He aquí yo hago pacto delante de todo tu pueblo, haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y vera todo el pueblo en medio del cual estas tu, la obra de Jehová, porque será cosa tremenda la que yo haré contigo”. Éxodo 34:10

“Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?” Deuteronomio 10:12,13

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él esta escrito, porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”. Josué 1:8

“En todo cuanto emprendió en el servicio de la casa de Dios, de acuerdo con la ley y los mandamientos, buscó a su Dios, lo hizo de todo corazón, y fue prosperado”. 2 Crónicas 31:21

“Si tú de mañana buscares a Dios, y rogares al Todopoderoso, si fueres limpio y recto, ciertamente, luego se despertará por ti, y hará prosperar la morada de tu justicia. Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande”. Job 8:5-7

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos ni estuvo en caminos de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado, sino que en la Ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da fruto a su tiempo, y su hoja no cae, y todo lo que hace prosperará”. Salmo 1:1-3

“El alma generosa será prosperada, y el que saciare, él también será saciado”. Proverbios 11:25

“Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia, mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. Proverbios 21:5
APLICACIÓN VIVA

“Y bendijo Jehová el postrer estado de Job mas que el primero...” Job 42:12

Dios hizo una espectacular multiplicación de los bienes de Job tras la prueba. A través del sufrimiento, Job conoció a Dios como nunca antes. Le fue quitado todo lo que tenia valor para él, incluso su propia salud, pero no maldijo a Dios, aunque su esposa se lo aconsejaba, ni tampoco se quejó. Aprendió a menospreciar todo lo que le rodeaba, y a elegir a Dios sobre todas las cosas. El resultado fue que Dios no le devolvió lo que poseía antes, sino el doble. Dios no estaba interesado en lo que poseía, sino en su corazón.
Cuando Dios pidió a Abraham su hijo en sacrificio, no quería una muerte, pero tenia que probar a Abraham porque quería su corazón completo, no a medias o compartido, porque Dios es celoso. Dios desea todo de ti, no un rincón en el corazón, quiere ser el centro y ocupar toda nuestra vida. La prosperidad viene siempre y cuando tengamos nuestras prioridades en orden. Dios es el dueño de todo el oro y la plata, y desea darlas a sus hijos que le aman y sirven con todo el corazón.

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON PAZ

“Y edificó ciudades fortificadas en Judá, por cuanto había paz en la tierra, y no había guerra contra él en aquellos tiempos, porque Jehová le había dado paz”. 2 Crónicas 14:6

“Jehová dará poder a su pueblo, Jehová bendecirá a su pueblo con paz”. Salmo 29:11

“Canten y alégrense los que están a favor de mi causa justa, y digan siempre: sea exaltado Jehová, que ama la paz de su siervo”. Salmo 35:27

“Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo”. Salmo 119:165

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro, y se llamará su nombre, Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Isaías 9:6
“Tu guardarás en completa paz, aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado. Jehová, tu nos darás paz, porque tu hiciste en nosotros todas nuestras obras”. Isaías 26:3,12

“¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar”. Isaías 48:18

“Mi pacto con él fue de vida y de paz, las cuales cosas yo le di para que me temiera, y tuvo temor de mí, y delante de mi nombre estuvo humillado. La ley de verdad estuvo en su boca, e iniquidad no fue hallada en sus labios, en paz y en justicia anduvo conmigo, y a muchos hizo apartar de la iniquidad”. Malaquías 2:5,6

“La paz os dejo, mi paz os doy, yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan 14:27

“Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16:33

“Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús”.  Filipenses 3:7
“Y la paz de Dios gobierne vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo, y sed agradecidos”. Colosenses 3:15

“Y el mismo Señor de paz, os dé siempre paz en toda vuestra manera. El Señor sea con todos vosotros”. 2 Tesalonicenses 3:16

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Hebreos 12:14
APLICACIÓN VIVA

“He aquí, nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo, y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”. Daniel 3:17,18

¡¡¡Se puede tener paz dentro de un horno de fuego calentado siete veces mas!!!
Pero ¿Cómo conseguir esa clase de paz tan especial?
Solo Cristo es el que la puede dar. No es una paz que dependa del estado de ánimo, ni de las circunstancias por más adversas que sean, o de cualquier agente exterior. Es una paz que domina nuestra vida y nos hace vivir confiados aun en los momentos más difíciles. Cristo también mostró esa paz en medio de una tempestad, cuando parecía que todos iban a morir, y él dormía. Aunque los discípulos le gritaban con temor, no le afectó ni le quitó la paz. Tu paz interior no depende de lo que diga la gente, ni de lo que sientas, oigas o veas. Viene de una relación intima y personal con el Príncipe de Paz. Par el mundo, es una locura, porque no lo pueden comprender, pero para los que creen es tan real como la vida misma. Aunque el mundo se remueva y se sacuda, nuestra confianza seguirá firme en el Señor, porque él prometió darnos una paz que no se puede encontrar en el mundo, solo en él.

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON GOZO

“Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado, porque día santo es a nuestro Señor, no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza”. Nehemías 8:10

“Tu diste alegría a mi corazón mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto”. Salmo 4:7

“Pero alégrense todos los que en ti confían, den voces de jubilo para siempre, porque tú los defiendes. En ti se regocijen los que aman tu nombre, porque tu oh Jehová bendecirás al justo. Como un escudo lo rodearas de tu favor”. Salmo 5:11,12

“Me mostraras la senda de la vida, en tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra para siempre”. Salmo 16:11

“Se alegrara el justo en Jehová y confiara en él, y se gloriaran todos los rectos de corazón”. Salmo 64:10

“Luz esta sembrada para el justo, y alegría para los rectos de corazón”  Salmo 97:11

“Gloriaos en su santo nombre, alégrese el corazón de los que buscan a Jehová. Saco a su pueblo con gozo, con jubilo a sus escogidos”. Salmo 105:3,43

“Este es el día que hizo Jehová, nos gozaremos y nos alegraremos en él”. Salmo 118:2
“Los que sembraron con lagrimas con regocijo segaran”. Salmo 126:5

“Todos los días del afligido son difíciles, mas el de corazón contento tiene un banquete continuo”. Proverbios 15:15

“El corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos”. Proverbios 17:22

“He aquí Dios es salvación mía, me asegurare y no temeré, porque mi fortaleza y mi canción es Jah Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacareis con gozo aguas de la fuente de la salvación”. Isaías 12:2,3

“Cantad salmos a Jehová porque ha hecho cosas magnificas, sea sabido esto por toda la tierra. Regocíjate y canta, oh moradora de Sino, porque grande es en medio de ti el Santo de Israel” Isaías 12:5,6

“Ciertamente volverán los redimidos de Jehová, volverán a Sino cantando y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas, tendrán gozo y alegría y el dolor y el gemido huirán”. Isaías 51:11

“Porque con alegría saldréis y con paz seréis vueltos, los montes y collados levantaran canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso”. Isaías 55:12

“En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrara en mi Dios, porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeo con manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas”. Isaías 61:10

“Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres estén escritos en los cielos”. Lucas 10:20

“Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido”. Juan 15:11

“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre, pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. Juan 16:24

“Me hiciste conocer los caminos de la vida, me llenarás de gozo con tu presencia”. Hechos 2:28

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, contra tales cosas no hay ley”. Gálatas 5:22,23

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez os digo ¡Regocijaos!” Filipenses 4:4

“Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto”. 1 Timoteo 6:8

“A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso”. 1 Pedro 1:8

APLICACIÓN VIVA

“Se rió pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?” Génesis 18:12

Su gozo es nuestra fuerza en la debilidad. Aunque sean muchas mas las razones para entristecernos, amargarnos, o deprimirnos, la promesa es gozo. Ese es el tipo de alegría que Cristo demanda de nosotros pero también promete darnos. No es la alegría de un momento sino vivir en gozo continuo durante toda la vida. ¿Difícil de conseguir? Quizás si, si lo tratamos de hacer en nuestras propias fuerzas, porque no son suficientes para superar la tristeza o angustia de algunas situaciones.  El gozo no viene de nada que nos rodea, porque nos falla, y el gozo se va. Tenemos que gozarnos al admirar la grandeza y fidelidad de Dios.

¿Quieres algunas razones mas?

1. Su salvación, su vida, su sangre.
2. Fidelidad de cumplir sus promesas.
3. Poder contra las adversidades y el enemigo.
4. Misericordia, para no darnos lo que merecemos.
5. Gracia, para darnos lo que no merecemos.
6. Amor sin igual.
7. Paciencia.
8. Suplir cada necesidad.
9. Protegernos y guardarnos.
10. Su aliento, fuerza...
Añade ahora algunas razones personales que tengas para alegrarte y a la vez dar gracias a Dios.  Tenemos mucho por lo que gozarnos, porque Dios nos lo ha dado todo. Si tus problemas te atan y no te dejen ni dar una sonrisa, deja tus cargas a los pies de Cristo y sonríe, a Dios le gusta verte gozoso.

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON FORTALEZA

“Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él”.  2 Crónicas 16:9

“Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino, quien hace mis pies como de cierva, y me hace estar firme sobre mis alturas”.  Salmo 18:32,33

“Jehová dará poder a su pueblo”.  Salmo 29:11

“Pero la salvación de los justos es de Jehová, y él es su fortaleza en tiempo de la angustia”.  Salmo 37:39

“El Dios de Israel, él da fuerza y vigor a su pueblo”.  Salmo 68:35

“El sol no te fatigara de día, ni la luna de noche”.  Salmo 121:6

“El día que clamé, me respondiste, me fortaleciste con vigor en mi alma”. Salmo 138:3
“El camino de Jehová es fortaleza al perfecto, pero es destrucción a los que hacen maldad”.  Proverbios 10:29

“Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor esta la fortaleza de los siglos”. Isaías 26:4

“Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas del que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan, se cansan, los jóvenes flaquean y caen, pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantaran alas como las águilas, correrán y no se cansaran, caminaran y no se fatigaran”.  Isaías 40:29,30

“Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él confían”.  Nahum 1:7

“Jehová, el Señor es mi fortaleza. El cual hace mis pies como de ciervas y en mis alturas me hace andar”.  Habacuc 3:19

“Y yo los fortaleceré en Jehová, y caminarán en su nombre, dice Jehová”.  Zacarías 10:12

“De cierto, de cierto os digo: el que en mi cree, las obras que yo hago, él las hará también, y aun mayores hará porque yo voy al Padre”.  Juan 14:12

“Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo ultimo de la tierra”.  Hechos 1:8

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto de gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias, porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 2 Corintios 12:9

“Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”.  Efesios 3:16

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

“Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad”.  Colosenses 1:11

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio”. 2 Timoteo 1:7

“Mas el Dios de toda gracia, que nos llamo a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, el mismo os perfeccione, afirme, y fortalezca, y establezca”.  1 Pedro 5:10

APLICACIÓN VIVA

“Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano”.
Jueces 14:6

No todos tenemos la fuerza que tuvo Sansón para matar un animal tan feroz. Pero si tenemos al mismo Espíritu Santo que le dio la fuerza para hacerlo, si hemos nacido del Espíritu, si llegamos a ser nuevas criaturas. A veces sentimos que todas las fuerzas nos han desaparecido, sentimos que desmayamos, y quisiéramos correr en busca de socorro.
Hay Alguien que se preocupa de nosotros y de lo que sufrimos cada día, sabe que somos débiles y que nuestro cuerpo tiene limites, que a veces nos agotamos.   Pero por esa razón es que Dios ya hizo provisión para suplir esa necesidad: su propia fuerza en nosotros.  Solo necesitamos ir a Cristo, que es el dador, llevarle nuestra falta de fuerzas, ya sea física o espiritual.  Reconocer que dependemos totalmente de el, y pedir que nos llene de su Espíritu y que nos revista de fuerza sobrenatural.
Es importante vivir cada día refrescando esas fuerzas por medio de la comunión con Dios, para que las fuerzas se mantengan y aun aumenten. No somos autosuficientes, separados de Dios no podemos hacer nada.  Las luchas que a veces tenemos con nuestro adversario solo pueden ser confrontadas con el poder de Dios.  Decir que somos débiles no significa que no podemos hacer nada. Al contrario, quiere decir que le estamos dando a Dios una oportunidad para se manifieste y muestre su poder en nosotros dando fuerzas.  Recibe sus fuerzas cada día para afrontar los problemas.  Recuerda que Sansón perdió todas sus fuerzas cuando el Espíritu se apartó de el, porque no era su cabello,

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON DIRECCION

“Al mandato de Jehová los hijos de Israel partían, y al mandato de Jehová acampaban, todos los días que la nube estaba sobre el tabernáculo, permanecían acampados”.  Números 9:18

“Le halló en tierra de desierto, y en yermo de horrible soledad, lo trajo alrededor, lo instruyó, lo guardó como la niña de su ojo. Como el águila que excita su nidada, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas, Jehová solo le guió, y con él no hubo dios extraño”.  Deuteronomio 32:10-12

“Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos, endereza delante de mí tu camino”.  Salmo 5:8

“Confortará mi alma, me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”.  Salmo 23:3

“¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger”.  Salmo 25:12

“Te haré entender, y te enseñaré el camino que debes andar, sobre ti fijaré mis ojos”. Salmo 32:8

“Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino. La ley de su Dios esta en su corazón por tanto, sus pies no resbalarán”.  Salmo 37:23,31

“Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre, él nos guiará aun más allá de la muerte"  Salmo 48:14

“Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria”.  Salmo 73:24

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios, tu buen espíritu me guie a tierra de rectitud”.  Salmo 143:10

“Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él, y no echéis a la mano derecha ni tampoco torzáis a la mano izquierda”.  Isaías 30:21

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová, Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir”.  Isaías 48:17

“¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová y apóyese en su Dios”.  Isaías 50:10

“Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por como o que hablareis, porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”.  Mateo 10:19,20

“Proponed en vuestros corazones no pensar antes como habéis de responder en vuestra defensa, porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan”.  Lucas 21:14,15

APLICACIÓN VIVA

“Vino Palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Ninive, aquella gran ciudad y pregona contra ella, porque ha subido su maldad delante de mí”.  Jonás 1:1,2

No siempre podemos asegurar que Dios nos ha dicho o mostrado de cualquier forma qué hacer en alguna situación, o al menos no de forma audible, como le ocurrió a Jonás. Dios antiguamente hablaba de muchas formas, en sueños por ejemplo, pero ahora su Palabra es la mayor guía que tenemos, y en ella habla de todo lo que necesitamos para la guianza de nuestra vida.

Algunas veces el problema de no seguir la voz de Dios, son nuestros oídos espirituales que o están tapados o sordos, por algunos estorbos que vienen por el pecado.  Otras veces, como el caso de Jonás y Ninive, simplemente no queremos obedecer, porque no nos gusta, no es cómodo o queremos hacerlo cuando y como queramos. No nos olvidemos que el orgullo y la rebeldía traen tremendas consecuencias, ya que son muy peligrosas.

Es importantísimo poder escuchar la voz de Dios para escoger el mejor camino, seguir su guianza. Dios siempre esta dispuesto a enseñarnos por donde andar, directos a su perfecta voluntad. Aunque a veces no entendamos el propósito la confianza y la obediencia te llevará a la victoria.

NUESTRO REY NOS BENDIJO CON DESCANSO

“Y él dijo: mi presencia irá contigo, y te daré descanso”.  Éxodo 33:14

“Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho, ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado”.  1 Reyes 8:56

“Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba”.  Salmo 3:5

“En paz me acostaré y asimismo dormiré, porque solo tu, Jehová, me haces vivir confiado”.  Salmo 4:8

“Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma, mi carne también reposará confiadamente”.  Salmo 16:9

“En lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreará”.  Salmo 23:2

“Encomienda a Jehová tu camino, confía en él, y él hará”.   Salmo 37:5

“Echa sobre Jehová tu carga, y el te sustentará, no dejará para siempre caído al justo”.  Salmo 55:22

“Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de el es mi esperanza”.  Salmo 62:5

“Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha   hecho bien”.  Salmo 116:7

“Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores, pues que a su amado dará Dios el sueño”.  Salmo 127:2

“Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal”.  Proverbios 1:33

“Porque Jehová será tu confianza. Y él preservará tu pie de quedar preso”.  Proverbios 3:26

“El temor de Jehová es para vida, y con él vivirá lleno de reposo el hombre, no será visitado del mal”.  Proverbios 19:23

“Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: en descanso y en reposo seréis salvos, y en quietud y confianza será vuestra fuerza”.  Isaías 30:15

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cual sea el buen camino, y andad por él, y hallareis descanso para vuestras almas”.  Jeremías 6:16
“Yo apacentaré mis ovejas y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor”  Ezequiel 34:15

“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cansados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.  Mateo 11:28-
“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6,7

“Y el mismo Señor Jesucristo, Señor nuestro y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra”.2 Tesalonicenses 2:16,17

“Por tanto queda un reposo para el pueblo de Dios”.  Hebreos 4:9

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.  1 Pedro 5:7

APLICACIÓN VIVA

“Ahora Jehová, mi Dios me ha dado paz por todas partes, pues ni hay adversarios, ni mal que temer”.  1 Reyes 5:4
Prisas, ansiedad, excesivo trabajo, estrés, ruido, frustración...
Quedaron atrás los días relajados en lagos y playas, los paseos. La obsesión y la vida frenética causan graves problemas de salud. Pero como si eso no importase, el afán y el nerviosismo continua.  Hoy mas que nunca necesitamos correr a encontrar la paz que nuestra alma necesita. ¿Cómo podemos llegar a confiar en Dios en todas las cosas de tal manera que nuestras vidas tengan paz? Conociendo a Dios, por fe, porque es fiel a todas sus promesas.
Su cuidado es más especial de lo que imaginamos. La falta de reposo trae insomnio. Dios trae descanso, sus caminos son de paz. La Biblia asegura que ahí es donde radica nuestra fuerza. ¿Por qué? Porque dejamos todos los temores y preocupaciones a quien los toma y resuelve sin dificultad y sin duda a equivocarse. La ansiedad es una forma de desconfianza en el cuidado de Dios.
Cuando vives en descanso puedes admirar la belleza del Señor, contar sus beneficios y dar gracias por ellos. Su amor es así. Desea llevar tus cargas por ti, para que tu disfrutes su descanso.
 
NUESTRO REY NOS BENDIJO CON DEFENSA

“Le halló en tierra de desierto, y en yermo de horrible soledad, lo trajo alrededor, lo instruyó, lo guardó como a la niña de su ojo”.  Deuteronomio 32:10

“Tu, Jehová, los guardarás, de esta generación los preservarás para siempre”.  Salmo 12:7

“Guárdame como a la niña de tus ojos, escóndeme bajo la sombra de tus alas. Levántate, oh Jehová, sal a su encuentro, póstrales, libra mi alma de los malos con tu espada”.  Salmo 17:8,13

“Estos confían en carros y aquellos en caballos, mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria. Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y estamos de pie”.  Salmo 20:1,7,8

“Jehová es mi luz y mi salvación ¿ de quien temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida ¿de quien he de atemorizarme? Aunque un ejercito acampe contra mí, no temerá mi corazón, aunque contra mi se levante guerra, yo estaré confiado”.  Salmo 27:1,3

“Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí”.  Salmo 30:1

“No me entregaste en manos del enemigo, pusiste mis pies en lugar espacioso”.  Salmo 31:8

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende”.  Salmo 34:7

“Jehová lo guardará y le dará vida, será bienaventurado en la tierra, y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos, el día en que yo clamare. Esto sé, que Dios está por mí”.  Salmo 56:4,9

“Él enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me acosa, Dios enviará su misericordia y su verdad”.  Salmo 57:3

“Mi mano estará siempre con él, y mi brazo también lo fortalecerá. No lo sorprenderá en enemigo, ni hijo de iniquidad lo quebrantará, sino que quebrantaré delante de el a sus enemigos, y heriré a los que le aborrecen”.   Salmo 89:21-23

“Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él”.  Proverbios 16:7

“No digas: yo me vengaré, espera a Jehová, y el te salvará”.  Proverbios 20:22

“Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente botín á arrebatado al tirano, y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos”.  Isaías 49:25

“Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí, el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra, y yo he creado al destruidor para destruir. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio: Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová”.  Isaías 54:15-17
“Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol, su gloria, porque vendrá el enemigo como rió, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”.  Isaías 59:19

“Cantad a Jehová, load a Jehová, porque ha librado el alma del pobre de manos de los malignos”.  Jeremías 20:13

APLICACIÓN VIVA

“No temas Abram, yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”. Génesis 15:1
¡Cómo nos gustaba cuando éramos niños que nuestros padres nos defendieran cuando alguien trataba de hacernos daño! Muchas veces nos sentimos inseguros, con temores ante circunstancias o personas con las que no nos podíamos enfrentar.
El Señor nos guarda, cuida y protege como la gallina a sus polluelos.   En el mundo natural, los polluelos siempre se mantienen debajo de las alas de su medre, no tratan de escapar, porque saben que no hay lugar mas seguro y porque tienen la seguridad de que serán defendidos de cualquier animal que trate de hacerles daño.  Así ocurre con Dios. Es nuestra decisión ¿Queremos quedarnos bajo su abrigo y cuidado o preferimos ir por nuestro camino? Si decidimos someternos, Dios pondrá a nuestros enemigos bajo nuestros pies. Nada nos podrá dañar, porque mayor es el que esta con nosotros. Deja que Dios te defienda, como lo hizo con Abram.
No te vengues cuando alguien te haya hecho mal, aunque creas que tienes la razón. Deja que Dios lo haga por ti.  Es maravilloso pensar que Alguien tan fuerte y poderoso use su poder contra nuestros enemigos a nuestro favor por amor. Con el siempre estaremos seguros y victoriosos.  Dios nos defiende y protege como una madre con sus hijos

“Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol, su gloria, porque vendrá el enemigo como rió, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él”.  Isaías 59:19

“Cantad a Jehová, load a Jehová, porque ha librado el alma del pobre de manos de los malignos”.  Jeremías 20:13

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.